Reporte Católico Laico

Mayoría en la Iglesia

Mayoría en la Iglesia

RCL les invita a leer a Monseñor Ovidio Pérez Morales.-

“Los laicos son simplemente la inmensa mayoría del Pueblo de Dios”.

Con esta afirmación cuantitativa comienza el Papa Francisco a tratar el tema de los laicos en su reciente documento La alegría del Evangelio (EG 100). No sobra decir que esa mayoría es tal que prácticamente se acerca a la casi totalidad del conjunto. En otras palabras: los miembros de la Iglesia son laicos, con poquísimas excepciones.

Obviamente no todo se resuelve en lo cuantitativo. En la Iglesia hay, en efecto, un sector, minoritario, que no proviene simplemente de institución humana y tiene una función muy importante que cumplir en el orden de la enseñanza, del culto y de la organización de la comunidad.  Es el llamado ministerio jerárquico o pastoral (obispos, presbíteros y diáconos). En una palabra: la jerarquía. El Papa dice expresamente que al servicio de los laicos está esa minoría.

Luces y sombras señala el Papa Francisco en lo referente a la conciencia de la identidad y  la misión del laico hoy en la Iglesia. Habla de crecimiento, pero nota también fallas. Como causa de éstas expresa: “En algunos casos porque no se formaron para asumir responsabilidades importantes, en otros por no encontrar espacio en sus Iglesias particulares para poder expresarse y actuar, a raíz de un excesivo clericalismo que los mantiene al margen de las decisiones”.

Se muestra también un desbalance en cuanto al compromiso laical que se tiene hacia el interior de la Iglesia, ad intra, respecto del que se realiza para la transformación de la sociedad, ad extra.

Un serio desafío que se plantea hoy, pues,  a la Iglesia es el de la promoción de la presencia activa, protagónica, del laico, no sólo dentro de la comunidad eclesial, sino también y de modo peculiar en lo que constituye  su campo específico evangelizador: la polis y sus ámbitos económico, político y ético-cultural.

En una Iglesia marcadamente clerical es preciso abrir amplio cauce al protagonismo laical. Con un hondo sentido de comunión, cierto, pero, por eso mismo, con lucidez, firmeza y constancia. Y ¿por qué no? con sentido también de conquista.

Para que la mayoría del Pueblo de Dios no se quede en mera curiosidad cuantitativa sin correspondiente efecto evangelizador  es preciso  1) atender con diligencia a la formación gradual, integral, continua y progresiva de los laicos, 2) favorecer su participación efectiva al interior de la Iglesia y 3) animar su compromiso social en la perspectiva de los valores del Evangelio.

Monseñor Ovidio Pérez Morales

Obispo emérito de Los Teques

 

__________________________________________________________

 

 



wp plugin and themes