Reporte Católico Laico

El presbítero José Macario Yépez y la Divina Pastora

El presbítero José Macario Yépez y la Divina Pastora

El Padre Macario Yépez fue un distinguido prelado barquisimetano nacido el mes de abril de 1799, hijo de Francisco de Paula Yépez, tocuyano y Doña María Josefa Tovar, quiboreña.  De la mano de su  pariente,  el sacerdote Manuel Yépez, realizó los estudios primarios en el Tocuyo;  luego ingresó al Seminario Tridentino  y a la Universidad  Central de Venezuela  en 1819. Egresó bachiller en Filosofía de la U.C.V, en  marzo de 1822. Obtuvo en 1824 el título de Maestro de Filosofía; al concluir la formación sacerdotal es ordenado  en el Monasterio de Santa Clara de Mérida, el 10 de octubre de 1824. Regresó a Barquisimeto para ocupar el cargo de Párroco Interino de la iglesia de la Concepción; luego obtuvo por concurso el cargo de titular de ese templo. Durante la Semana Santa, la feligresía asistía masivamente a la iglesia para escuchar sus elocuentes discursos, caracterizados por su brillo, motivación y mensaje aleccionador. Una de las tantas obras legadas por el sacerdote Yépez fue la reconstrucción de la iglesia de la Concepción, destruida por el terremoto en 1812. De clara inteligencia y recto proceder destaca en la docencia; en 1932 lo designan Director de la primera escuela primaria en la provincia de Barquisimeto. A raíz de la llegada de los restos del Libertador desde Santa Marta, en diciembre de 1842, el sacerdote Yépez es designado Presidente de la Junta Regional para programar y ejecutar los diferentes actos. Fue legislador en el Congreso Nacional entre 1841 y 1844; sus participaciones como orador en beneficio de la religión y protección de los más necesitados, merecieron elogios como también críticas por parte de los detractores sin basamento. También fue vicepresidente de la Cámara de Representantes entre 1842 y 1844 y Senador Principal por Barquisimeto en 1846. Fue elegido en 1849 Vicepresidente de la Asociación de Conservadores de Barquisimeto y actuó como fundador y redactor de El Correo de Occidente, órgano informativo de esa Asociación. La excelsa figura del padre Yépez es recordada por la actitud asumida en 1856, cuando una epidemia de cólera azotó a varias ciudades del país, entre ellas Barquisimeto. Ante la presencia de la imagen sagrada de la Divina Pastora, trasladada  en procesión desde el pueblo vecino de Santa Rosa a la ciudad, como una súplica al “Todopoderoso”, el padre Macario ofreció su vida a la “Pastorita”, a cambio de que la epidemia se detuviera;  expresaba: ¡Que sea yo la última víctima del cólera! . La promesa se cumplió, el padre Macario Yépez falleció de ese mal, complicado con tifus, el 16 de junio de 1856; sus restos fueron inhumados en el Cementerio San Juan. Jamás en Barquisimeto se había visto entierro de tal magnitud. Desde entonces, cada 14 de enero la Virgen sale sobre los hombros del pueblo desde la iglesia de Santa Rosa hasta la Catedral; como es costumbre la multitudinaria procesión, la segunda en América Latina después de la de Guadalupe, se detiene en la plaza Macario Yépez, donde se encuentra  el monumento  de pie de este insigne sacerdote, ubicado al lado de la Plaza de la Cruz Blanca y frente a la Universidad Centro Occidental “Lisandro Alvarado”,  plaza construida en 1952, para recordar aquel episodio milagroso y el sacrificio del ilustre servidor de Dios.

¿Cómo llegó la sagrada imagen de la Divina Pastora a la población de Santa Rosa?  En enero de 1740 el sacerdote de la iglesia Inmaculada Concepción de Barquisimeto encargó la imagen de la Divina Pastora para su parroquia; en forma simultánea el padre Sebastián Bernal, Párroco de Santa Rosa, solicitó al mismo escultor la imagen de la Inmaculada Concepción, con la intención de celebrar las fiestas anuales del 8 de diciembre. El cajón que contenía la imagen de la Divina Pastora fue entregado a la parroquia de Santa Rosa, y la imagen de la Inmaculada Concepción a la iglesia que lleva el mismo nombre. El padre Bernal, al abrir el cajón, se dio cuenta de que no era la imagen solicitada y ordenó devolverla;  entonces ocurrió que el cajón se había vuelto muy pesado y por más esfuerzos que se hicieron, no se pudo levantar del suelo. El Vicario de Barquisimeto dispuso que:  “la imagen de la Divina Pastora deseaba permanecer en la Capilla de Santa Rosa y por ello se debía cumplir su voluntad  como pastora de las almas”. El terremoto del 26 de marzo de 1812 derribó la iglesia de Santa Rosa; sin embargo, el altar de la Divina Pastora permaneció enmarcado con las paredes laterales y el escaso  techo que lo cubría. El presbítero Macario Yépez, en 1850, trasladó la imagen a una capilla levantada sobre las ruinas de la antigua iglesia, hasta que finalmente fue colocada en el nuevo templo de Santa Rosa, el 30 de agosto de 1864.

 

Eumenes Fuguet

General de Brigada