Reporte Católico Laico

Las primeras elecciones en Venezuela

Las primeras elecciones en Venezuela

A propósito de las elecciones de hoy, 7 de octubre de 2012, Reporte Católico Laico brinda a sus lectores este trabajo especial de Eumenes Fuguet, en el cual se recuerda la insigne figura de Juan Germán Roscio, diputado del pueblo el 19 de abril de 1810 y quien nos dejó su obra “El triunfo de la libertad sobre el despotismo“, escrita en 1817.

______________________________________________________________________________________________________

La historia colonial debemos entenderla como la de formación de nuestra  nacionalidad; cual barro en manos de un experto alfarero, dándole forma a una  obra de arte, sin prisa pero sin pausa, hasta lograr las ansiadas e inexistente  libertad y República. El cordón umbilical que nos ataba a la metrópolis empieza  a separarse con el histórico “NO” rotundo, solicitado el 19 de Abril de 1810 por el sacerdote chileno José de Madariaga desde el balcón del ayuntamiento, repetido por la multitud congregada ese Jueves Santo en la Plaza Mayor de  Caracas, dio como resultado la renuncia del capitán general en Venezuela,  Vicente de Emparan y Orbe, la expulsión de su equipo gubernamental y un gran viraje en la historia venezolana.

Los blancos criollos descendientes de los blancos peninsulares, ocupaban el poder por primera vez después de más de trescientos años de permanencia española. El cabildo con la inclusión de representantes de “los pardos“, “del pueblo” y “del clero”, se convierte a partir del 19 de abril, en la Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII, presidida conjuntamente por José de las Llamozas y Martín Tovar Ponte; este nuevo gobierno en uso de sus atribuciones tomó algunas decisiones tales como: designación de cuatro secretarías o ministerios, eliminar el Tributo (impuesto) de Alcabala, prohibir la introducción de negros, creación de la Academia de Matemáticas, raíz de la Academia Militar, creación de la Junta Patriótica de Agricultura y Economía, el envío de comisiones al exterior con agentes diplomáticos, para informar la nueva situación política, buscar solidaridad y apoyo en: Norteamérica, Nueva Granada, Inglaterra y Curazao; el envío de comisiones a Coro, Maracaibo y Guayana, provincias que no se adhirieron al ejemplo que Caracas dio; suprimió las funciones de la Real Audiencia de Caracas, creada en febrero de 1787, convirtiéndose en Tribunal de Apelaciones.

Una de las más decisiones más importantes, fue la de convocar en junio año a elecciones, designando una Comisión Electoral presidida por el doctor y “Diputado del Pueblo” Juan Germán Roscio (1763-1821). El Proyecto del Reglamento Electoral presentado por Roscio, fue aprobado por la Junta Suprema ese mes, oficializándolo en la Gaceta de Caracas con la denominación de Reglamento Electoral, “fuente del derecho electoral venezolano“, cuyos representantes elegidos formarían la “Junta General de Diputación de las Provincias de Venezuela“, nombre inicial de lo que sería el “Congreso“. El primigenio documento concedía el derecho al voto a los hombres mayores de veinticinco años, propietario de bienes raíces por un monto superior a los dos mil pesos; no votaban: los esclavos, las mujeres, los dementes, los vagos, los presos, los deudores del erario, los sordomudos, los extranjeros, ni transeúntes. Notamos que este gran primer paso en la selección de los representantes de las siete provincias era excluyente para la mayoría de la población, estaba supeditado a la clase blanca criolla dominante en el momento. El proceso electoral se llevó a cabo a partir de octubre hasta enero de 1811. El Reglamento Electoral estableció dos etapas o fases para su ejecución, la primera para designar mediante boletas firmadas por los votantes a los representantes parroquiales, estos electores reunidos en Asamblea, designaban en una segunda votación de los “electores parroquiales” a los diputados, a razón de uno por cada veinte mil habitantes. Las votaciones se realizaron en las iglesias, precedido del repicar de las campanas invitando al sufragio y la misa. Finalizada la actividad el representante parroquial, en presencia del cura párroco y cinco vecinos respetables como testigos realiza el escrutinio, procediendo luego a colocar el recuento en la puerta de la iglesia.

El resultado final para elegir a los representantes de las siete Provincias Unidas fue: Caracas 24, Barinas 9, Cumaná 4, Barcelona 3, Mérida 2, Trujillo 1, Margarita 1, para un total de 44 diputados; en ese grupo se encontraban notables letrados, sacerdotes, abogados, militares, hacendados y comerciantes; de ellos, treinta asistieron a la solemne instalación el 2 de marzo de 1811 en la casa del conde de San Javier -hoy esquina del Conde, con asistencia de los integrantes de la Junta Suprema Conservadora, ente provisional que cesaba sus funciones ese día. Es el soberano Congreso que el 5 de julio de 1811 a las tres de la tarde, proclamó de hecho y de derecho la independencia; por la iglesia fueron elegidos nueve sacerdotes, entre los cuales se encontraba el prelado Luis José Cazorla, los políticos Fernando Peñalver y Juan Rodríguez del Toro, elegidos por Valencia.

La mujer vota por primera vez el 14 de diciembre  de 1947.

El 10 de abril de 1860 en medio de la guerra se hacen las primeras elecciones directas y secretas del país, en la que votan todos los venezolanos mayores de 20 años, así como aquellos que estén casados; las mujeres no tenían el derecho al sufragio. El voto de la mujer si bien ya había sido aprobado por ley en 1945, no tenía rango constitucional. La Constitución de Venezuela de 1947 fue aprobada el 5 de julio de 1947 por una Asamblea Constituyente, esta carta magna derogaba la Constitución de 1936 reformada en 1945 por el gobierno de Isaías Medina Angarita. Fue la primera constitución de verdadero corte democrático ya que en ella se establecía por primera vez la elección libre directa y universal, estableciendo por primera vez en una constitución venezolana el voto femenino, el de los analfabetas y mayores de 18 años.

El 14 de diciembre de 1947 se celebraron las primeras elecciones presidenciales libres y la cuarta en forma directa en Venezuela.

Juan Germán Roscio, pionero del sistema electoral

Destacado jurisconsulto, ciudadano virtuoso, patriota ilustrado y servidor público a tiempo completo, quien nació el 27 de mayo de 1763 en la población de San Francisco de Tiznados, Guárico, hijo del milanés José Roscio, inmigrante italiano, y doña Paula Nieves, natural de La Victoria; sus estudios superiores los realizó en la Universidad de Caracas, de donde egresó en 1794 como Doctor en Cánones y Leyes, y en 1800 en Derecho Romano; durante la colonia ejerció la docencia y realizó importantes actividades públicas.

En el movimiento revolucionario del 19 de abril de 1810 tuvo destacada participación; en el cabildo reunido ese glorioso día se autonombró, junto a José Félix Sosa, diputado del pueblo; igualmente, recomendó la urgente y necesaria búsqueda del sacerdote chileno José Cortés de Madariaga,el verdadero protagonista de esa jornada histórica”, quien, desde el balcón del ayuntamiento con su “No” rotundo, cambió la historia de Venezuela, cuando el capitán general, Vicente de Emparan y Orbe, renunció para que los criollos, después de 318 años de permanencia española, se dieran un gobierno propio, con la formación de una Junta Suprema Conservadora de los Derechos del Rey Fernando VII. Roscio redactó la histórica acta del 19 de abril; esta Junta, en uso de sus atribuciones, tomó algunas decisiones entre ellas la formación de una comisión presidida por Roscio para organizar las primeras elecciones generales en Venezuela, con el objeto de designar a los diputados representantes de las siete provincias.

Roscio visionariamente dijo: “El movimiento del 19 de abril será el principio para consolidar la independencia y la libertad de la América española”. Las elecciones se realizaron durante los meses de octubre y noviembre en las iglesias parroquiales. Roscio elaboró el primer reglamento electoral de Venezuela, entre otros aspectos: exceptuaba a las mujeres, los hombres menores de 25 años no podían votar, a menos que estuvieran casados; no podían votar los dementes, los sordomudos, los deudores ni los esclavos. Este reglamento es la fuente del derecho electoral venezolano.

Se eligieron un total de 44 diputados, de los cuales 30 se instalaron solemnemente el 2 de marzo de 1811; Roscio resultó diputado por Calabozo. Ese Congreso proclamó, a las tres de la tarde del glorioso 5 de julio de 1811, la Independencia de Venezuela, acta redactada y firmada por este esclarecido e insigne paisano, de sabiduría asombrosa; igualmente, fue designado junto a Francisco Javier Ustáriz y Martín Tovar Ponte para redactar el proyecto de Constitución Federal, la cual fue sancionada el 21 de diciembre de 1811, siendo la primera Constitución de Hispanoamérica.

En 1812, en Valencia, ciudad asiento del gobierno, Roscio fue integrante del Poder Ejecutivo Federal. Después de la capitulación de Miranda en 1812, fue apresado, era denominado junto a otros compañeros de infortunio “los Ocho Monstruos”; enviados  a Cádiz y luego a Ceuta, al norte de África; de allí logró escapar en 1814. En 1817 escribió en Filadelfia su famosa obra “El triunfo de la libertad sobre el despotismo”, inspirado en la Sagrada Biblia y en su vivencia en la cárcel; libro de cabecera del ilustre mexicano Benito Juárez. En año 1818 era redactor del Correo del Orinoco, fundado el 27 de junio por el Libertador; fue Diputado por Caracas. Fue designado por Bolívar Vicepresidente del Departamento de Venezuela, el 17 de diciembre de 1819; ejerciendo ese cargo murió  en Cúcuta el 13 de marzo de 1821; dejó para la historia su reflexión escrita el 10 de julio de 1820: “Nada me espanta, cuando no soy criminal y cuando estoy cumpliendo con las obligaciones que me impuso el juramento otorgado”.

Eumenes Fuguet Borregales

General de Brigada



wp plugin and themes