Reporte Católico Laico

La Sagrada Imagen – Reliquia de Nuestra Señora de Coromoto

La Sagrada Imagen – Reliquia de Nuestra Señora de Coromoto

La imagen es un daguerrotipo tomado a la Reliquia en 1896 por el fotógrafo francés Émile Favré. Este fue el sorprendente resultado obtenido. Nuestra Bendita Madre nos concedió el inestimable regalo de esta Reliquia, dejada en la mano del cacique de los cospes, como símbolo y constancia de su aparición en esta Tierra de Gracia.

La bendita Imagen – Reliquia de la Virgen Santísima de Coromoto ocupa un lugar muy especial en el corazón de los venezolanos, los cuales nos hemos caracterizado por acoger como nuestra otras devociones marianas, pero la primera que se nos ha inculcado en las parroquias, escuelas y lugares de devoción es la de la Patrona de Venezuela, Nuestra Señora de Coromoto. Este presente que la Santa Madre nos ha legado es un regalo invaluable de Fe, Amor y Esperanza para toda Venezuela.

Al igual que en México donde fue el indígena (proclamado Santo) Juan Diego, Ella nos legó, por la intercesión de su hijo y hermano nuestro, el cacique de los cospes en el sitio de Coromoto, una Milagrosa Imagen – Reliquia que, aún hoy, es objeto de estudio y análisis, pues está dentro de uno de los misterios espirituales y religiosos que bien merece un estudio aparte.

La Milagrosa Imagen – Reliquia dejada por la Virgen el día 8 de septiembre de 1652 en las manos del cacique es diminuta, y tiene forma ovalada. Es del tamaño de una moneda de 100 bolívares aproximadamente, midiendo 27 milímetros de alto por 22 milímetros de ancho. En la custodia que la preserva, esta miniatura está encerrada en un óvalo hecho de oro de 41 mm de alto por 33 mm de ancho. Según informe de los declarantes del archivo de la aparición de la Virgen, recogido en 1746, es “una impresión hecha sobre algo parecido a un papel como de seda”.

En 1922, 1951 y en 1976, esta reliquia fue examinada y fotografiada por unos potentes lentes. Según consta, es una imagen hecha por trazos de pluma a rayas y puntos muy finos, como si fuera hecho en la técnica de la tinta china. En las fotos anteriores podemos apreciar el estado muy lamentable que presenta dicha imagen. Los colores están muy apagados que casi no se distinguen y el lugar donde está el Niño Jesús está muy raído y deteriorado, lo cual es bastante alarmante. Según lo descrito con detalle en varios documentos de la época, la imagen presenta a la Santísima Madre con el Niño Jesús en Su Regazo, con la manita derecha levantada en actitud de bendecir y con un globo imperial (una esfera coronada por una cruz) en la otra manecita. La Madre Bendita está, aparentemente, sentada en una especie de camarín, un arco que forma como un portal sostenido por pilares delgados, y tanto Ella como el Niño están coronados. Ambos tienen túnicas de color blanco dorado, y Ella tiene un manto carmesí morado que cubre sus espaldas y hombros, dejando al desubierto Sus Manos que sostienen y presentan al Divino Niño. Una copia hecha en 1766 de la Imagen – Reliquia de la Virgen de Coromoto se conservaba en el convento de las monjas Carmelitas de Caracas. Dichas copias se hacían in situ y eran llevadas y traidas desde y hacia Guanare para ser bendecidas y llevadas por los devotos en sus viajes y mudanzas.

Curiosamente tiene gran similitud con la Virgen del Principio. Pintura que le atribuyen al propio Evangelista Lucas, y que fue venerada en Nápoles desde el siglo IV. La interesante investigación titulada: “Extrañas Coincidencias, Similitud de la Virgen del Principio con la Virgen de Coromoto” escrita por, Medardo D´Ambrosio, en: La Voce D´Italia (27 de mayo del 2002), dejan perplejo a cualquier investigador que esté dispuesto a escudriñar las resonancias de los primeros siglos del cristianismo en suelo venezolano. En tal sentido, tenemos en Venezuela la imagen más próxima a la primera pintura de la Madre de Jesucristo con la cual se inició el culto mariano en el mundo.

En marzo de 2009 se dedica un laboratorio dentro del Santuario Nacional de la Virgen de Coromoto. Equipo de trabajo compuesto por los restauradores Pablo Enrique González y Nancy Jiménez. Los hallazgos dejaron perplejos a los “incrédulos” científicos. Descubriendo, por ejemplo, que una vez analizadas las aguas empleadas en el tratamiento original, el pH resultó ser neutro. Hecho inexplicable para la ciencia. Detectaron símbolos ancestrales, que para el antropólogo Nemesio Montiel, son claramente de origen indígena. Por observación microscópica, se logró identificar en los ojos de la Virgen, de menos de 1 milímetro (aproximadamente 2 micras), la presencia del iris. Se pensaba que los ojos de la pintura eran simples puntos. Al profundizar en el estudio del ojo izquierdo, se pudo definir un ojo con las características humanas. Se observa claramente el orbe ocular, el conducto lacrimal, el iris y un pequeño punto de luz en el mismo. Maximizando el punto de luz, se pudo observar que el mismo parece formar la imagen de una figura humana con características bien específicas y naturales.

Con el tiempo, dicha imagen se fue dando a conocer con pequeñas variantes, mas si alterar demasiado lo esencial de la misma.En estos momentos, la Imagen – Reliquia de la Virgen se encuentra en una riquísima custodia elaborada en 1948 en España por la mediación de los Reverendos Padres Paúles, en especial el padre Félix García, y fue sufragado para la época en Bs. 10.000, lo cual equivaldría a la suma de Bs. 25 millones de bolívares netos hoy en día, la cual podemos apreciar en las fotos de este párrafo y la parte inferior del mismo. El simbolismo de este hermoso trabajo de orfebrería es muy bello: en el centro se encuentra representada una choza indígena en la cual está colocada la Imagen – Reliquia de la Virgen, y a su vez la humilde choza se encuentra bajo la representación del Arco Triunfal del Campo de Carabobo, alusión a la visita que hizo el Libertador Simón Bolívar a la Santísima Virgen de Coromoto la víspera misma de la gran Batalla de Carabobo entre finales de mayo y principios de junio de 1821, custodiado por dos ángeles con las alasdesplegadas en acto de veneración. El pie de la custodia es una base que contiene los escudos de todos los Estados de Venezuela para la época y el escudo nacional de nuestra patria, y de todos ellos surgen raíces que se concentran en un tronco de árbol que despliega airosamente sus ramas para sostener la custodia de la Sagrada Imagen de la Virgen y el Niño. Este pequeño templete está ubicado en la parte posterior del altar mayor del Santuario Nacional Templo Votivo de la Virgen de Coromoto, justo debajo del pilar que sostiene una imagen grande de la Excelsa y Celeste Patrona de Venezuela.

Fuentes:
sicsemasnal,wordpress,com
bellasenoradecoromoto.blogspot.com



wp plugin and themes